Mayas y calentamiento global

sábado, 30 de julho de 2011




* Por Alú Rochya

Cada día que pasa, las profecías mayas cobran mayor vigencia. Y aunque fueron escritas hace siglos, algunas de sus proyecciones parecen ser simples constataciones de modernos expertos en temas ambientales. Es el caso de la tercera profecía maya que predijo que  una ola de calor aumentará  la temperatura del planeta, produciendo cambios climatológicos, geológicos y sociales en una magnitud sin precedentes, y a una velocidad asombrosa.

Los mayas dicen que el aumento de la temperatura se dará por varios factores. Uno de ellos generado por el hombre que en su falta de armonía con la naturaleza solo puede producir procesos de autodestrucción. Otros serán generados por el Sol que al acelerar su actividad por el aumento de vibración produce más radiación, aumentando la temperatura de nuestro globo.

A través de esta advertencia, la tercera profecía de los mayas pretendía inducir un impostergable y urgente cambio de conducta en lo individual y colectivo. Ese cambio debía gestar el compromiso de la práctica cotidiana de acciones que ayuden a mejorar la ecología del planeta hasta lograr la plena armonía del actuar del ser humano con el entorno, a sabiendas de que el comportamiento del hombre será crucial para sobrellevar las imprevistas, profundas y hasta brutales mudanzas que ya se están produciendo y que podrán multiplicarse y acelerarse en un plazo inmediato.


Ser protagonista del cambio
Si no conseguimos comprender lo que está aconteciendo, si no nos adaptamos rápidamente al múltiple y profundo sacudón del planeta y no tomamos las necesarias medidas, la economía puede sufrir un fuerte impacto. Los alimentos ya están registrando aumentos especulativos de precios, que mañana pueden transformarse en aumentos siderales si se producen desabastecimientos a causa de los cambios drásticos del clima. Si las cosas empeoran podrán esperarse épocas de racionamiento de electricidad, hambrunas, descontento social, aumento de plagas y enfermedades tropicales como la malária.

El crecimiento de la actividad solar es un punto sobre el cual no tenemos control alguno. Pero tenemos en nuestras manos una amplia batería de medidas de prevención, ideas organizativas y hasta propuestas de transformación cultural para asumir una posición activa en un devenir que, según los mayas, parece irreversible. Puestos a imaginar líneas de acción, se me ocurre que los siguientes puntos podrían integrar cualquier programa mínimo de adaptación al Gran Cambio:
  • frenar el crecimiento económico contaminante y depredador;
  • diseñar una más equitativa distribución de los alimentos;
  • ordenar y administrar con criterio humanista, práctico y eficaz la emigración por factores climáticos;
  • alentar nuevos modelos de organización social en comunidades sustentables;
  • difundir masivamente conceptos-herramientas como la permacultura...

En la misma línea del resto de las 7 profecías, en esta tercera, los mayas ratifican el espíritu que inspiraba sus estudios, su vida y sus proyecciones. Mientras la ciencia moderna se basa casi exlusivamente en la investigación de la materia, la ciencia maya considera en primer lugar a la mente y la conciencia. En esto radica la diferencia esencial entre la actual civilización occidental -basada en el dinero, los bienes materiales y la división de países- y la civilización maya, regida por la idea de la unidad, donde el universo es mental.

En esa concepción, Hunab Ku es el centro de la galaxia, y el nombre que designa al principio esencial de energía inteligente que está presente en todo el universo y que fluye como una onda de información de doble sentido, que va del individuo a la mente colectiva, de esta al Sol y del Sol al núcleo galáctico, para reprocesarse allí e iniciar el camino de retorno hasta llegar de nuevo al individuo, en el cual esa información resuena, vuelve a sonar, precisamente en el llamado plexo solar, justo encima de nuestro ombligo.


Mayor conciencia, más evolución, mejor vida
Las profecías mayas hablan del fin de un tiempo, del final de una larga cuenta de más de 5.000 años y eso no es mutable. No es algo que podamos detener o modificar pues excede incluso al propio planeta. La Tierra es parte de un sistema solar que en su evolución alrededor del centro de la galaxia está completando un ciclo. El apogeo de ese giro cósmico nos colocará en una situación energética ventajosa, pero el salto resultará conmocionante y el tembladeral puede traer consecuencias no deseadas.
 

Desde esa idea de que todo el universo está conectado mentalmente, esta tercera profecía maya nos está solicitando una rápida toma de conciencia, una sintonización con la información de lo que está aconteciendo, una armonización con los resultados y el sentido de ese acontecer, para poder convertirnos en protagonistas decisivos de las mudanzas. Al fin y al cabo, mismo con nuestras limitaciones y miserias, somos la especie terráquea dotada con la mayor inteligencia.

Esa convocatoria, que nos llega desde el fondo de los tiempos, está en la misma dirección en que apunta el cambio proyectado para el 2012, cuando culminará el proceso de aumento de la vibración energética que devendrá en una ampliación de nuestra conciencia y, por ende, de una mayor visión y una mejor comprensión de nosotros mismos y de nuestro entorno.

Esta nueva conciencia, más amplia y luminosa, nos ayudaría a ver aquello que nos impide la sombra de nuestra ceguera materialista y egoica:
  • que nuestra existencia es eterna;
  • que la vida es un proceso de perfeccionamiento sin fin;
  • que lo importante es la vida misma; vivir es ensayar el aprendizaje;
  • que la Tierra es la escuela, el escenario de esa tarea.

Y siendo así, cuidar la Tierra y cuidar nuestra propia vida se convierte en tarea vital para garantizar el proceso de aprendizaje que nos llevará a un grado mayor de evolución y, por tanto, a una posibilidad de mayor felicidad.

Manos a la obra, pues, haciendo nuestra parte, cuidando la sagrada vida del planeta, cuidando la propia y sagrada vida, buscando cada día la manera de vivir esta vida en paz, en la alegría y la felicidad.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

MAIS INFORMAÇÃO

   

Natalia e as baleias

segunda-feira, 25 de julho de 2011


A bióloga Natalia Asveenko nada nua nas águas gélidas do Mar Branco, no noroeste da Rússia, para "comprovar a teoria de que baleias-brancas e golfinhos têm uma espécie de radar que registra as ondas emitidas pelos humanos e ver como isso afeta seu comportamento". O resultado do experimento comprova que muitos animais estão mais perto do homem que o próprio homem. 

O trabalho de Natalia foi registrado pelo fotógrafo Viktor Lyagushkin. Ele também leva uma boa parte do crédito ao presentearnos com as imagens da experiência. Clicando aqui você pode acesar um lindo albume e mais informação.

|Vía UOL
------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Butterfly and Luna

sábado, 23 de julho de 2011



Luna es una de las milenarias secuoyas del bosque de la ciudad de Stanford en California. A finales de 1997 la Pacific Lumber Company irrumpió en la arboleda de 60 mil hectáreas para iniciar la deforestación de uno de los ecosistemas más importantes de la zona. Julia Butterfly Hill, una activista de 23 años, decidió interrumpir lo inevitable y encaramándose al árbol impidió la inminente tala. Pasó 738 días entre sus ramas y sin poner un solo pie en tierra obligó a la compañía maderera, tras durísimas negociaciones, a indultar el árbol y a todos sus hermanos cercanos. “Nadie tiene derecho a robar al futuro para conseguir beneficios rápidos en el presente. Hay que saber cuándo tenemos suficiente…” advierte Julia en su libro El legado de Luna.

La vida en el árbol fue muy dura y cambió por completo a Julia. La idea era estar dos semanas hasta el relevo de un compañero. Pero eso nunca aconteció. Un pequeño equipo le suministraba con cuerdas y poleas los víveres necesarios para la travesía, incluyendo unos pequeños paneles solares para cargar el móvil con el que organizaba las entrevistas, captar adeptos para la causa o incluso hablar en directo con el senado norteamericano. Su pequeño hogar, a 50 metros de altura, consistía en una plataforma de 3 metros cuadrados cubierta por una lona impermeable, un pequeño hornillo, un cubo con una bolsa hermética para hacer sus necesidades y una esponja con la que recogía el agua de lluvia o nieve para lavarse.

“La Pacific Lumber comenzó entonces a talar árboles a mi alrededor. Aparecieron helicópteros que me echaban chorros de agua. Quemaron los bosques durante seis días, el humo destrozó mis ojos y mi garganta, y me llené de ampollas. Luego montaron guardias día y noche para que no me pudieran suministrar comida. Acabé amargada, chillando, dando golpes, al borde de la locura. […] Para consolarme pensaba en las familias de Stanford que a causa de la tala del bosque se inundaron y se quedaron sin casa…" cuenta Julia, memorando momentos difíciles.

Pero lo peor aún no había llegado. En el invierno de 1998 una impresionante tormenta de más de dos semanas estuvo a punto de separar a Julia de Luna. Vientos racheados acabaron con la lona y empujaron a Julia hacia el vacío. Abrazada a la secuoya y próxima a la rendición, escuchó la voz de Luna recordándole que sólo las ramas que son rígidas se rompen. Abandonó entonces el apoyo estable para agarrar la inmadurez y flexibilidad de las verdes ramas más jóvenes que fueron las que, a la postre, resistieron el embate y con ello salvaron la vida de Julia.

Superar esa tormenta supuso un cambio de actitud. Julia se deshizo del arnés y de los zapatos y se fundió con su entorno alcanzando su apogeo espiritual. No iba a volver a vivir con miedo. Una importante dolencia de origen vírico en los riñones la encaró de manera simbiótica, medicándose con extractos de plantas cercanas suministradas por su equipo. Conocía cada insecto, cada rincón de Luna y esto le permitió encarar con certeza y ventaja psicológica la negociación con los deforestadores que dejaron por entonces de llamarla “eco-terrorista”.

El tiempo fortaleció la imagen activista de Julia y poco a poco fue ganándose el respeto y los apoyos de muchas organizaciones ecologistas y de los medios. El desfile de famosos que subieron al árbol a visitarla (Bonnie Raitt, Joan Báez o Woody Harrelson) fue tan grande como el impacto mediático del desafío.

El 18 de diciembre de 1999 Julia descendió de Luna con las manos verdes del musgo y los pies encallecidos, en medio de una gran ceremonia. Culminó con éxito las negociaciones con la maderera quién se comprometió no sólo a respetar a Luna y todos los árboles cercanos en un radio de 60 metros, sino a incluir una política medioambiental en todos sus futuros trabajos.

El próximo diciembre se cumplirán 12 años de la exitosa empresa de Julia, que nos muestra que la lucha por el nuevo mundo que deseamos puede adquirir un modo cierto, pacífico, amoroso, armonioso y eficaz. Y que ha ayudado a prestigiar a toda una generación olvidada por el activismo verde. La fortaleza física y mental que puede proporcionar el reto de alcanzar la realización de los propios ideales debería ser ejemplarizante y suficiente para desenmascarar otras actitudes de pancarta y cacerola tan incoherentes como egoístamente confortables.


|Vía ANCA24 (Agencia de Noticias Canal Azul 24)
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

MAIS INFORMAÇÃO

  

El apocalipsis según los mayas

sexta-feira, 15 de julho de 2011




* Por Alú Rochya

Las profecías que los mayas ensayaron centenares de años atrás proyectaban un desarrollo de nuestro mundo que culmina por estos días y en un tiempo calendario que finaliza em diciembre del 2012. Es decir, las predicciones mayas ya están aquí, entre nosotros. Y todos, de una manera u otra, estamos percibiendo algo diferente y definitivo en el aire.  La segunda de las 7 profecías nos brinda señales precisas de la naturaleza de este tiempo.

El planeta se sacude reciclándose y reacomodándose a los cambios que se van produciendo en nuestro sistema solar. Entre los hombres, asistimos a inéditas expresiones de conflicto, destrucción, locuras colectivas, actos aberrantes. ¿Qué está sucediendo en nuestra Tierra, qué acontece con nosotros, los humanos?

Los textos labrados en la piedra de las pirámides mayas encierran un mensaje de alerta y otro de esperanza. El de alerta profetiza lo que está programado para acontecer en los días que estamos viviendo. El de esperanza se refiere a los cambios que debemos generar en cada uno de nosotros para propiciar que la humanidad acompañe el fin de un largo ciclo y el inicio de una nueva era que puede resultar en un tiempo mejor.

La primer profecía de los mayas hacía hincapié en la resolución de esta época, hacia diciembre del 2012, y las manifestaciones energéticas imaginadas para entonces. Ya en  la segunda profecía se anuncia la aceleración del proceso hacia aquella fecha culminante, que se daría a partir del eclipse solar del 11 de agosto de 1999. Según lo advirtieron, desde entonces el comportamiento de la humanidad cambiaría rápidamente.

¿Viste el eclipse de aquel día? ¿Lo recuerdas? Fue como un anillo de fuego que se recortaba magnífico contra el cielo. Un eclipse sin precedentes en la historia, por la alineación en cruz cósmica de casi todos los planetas del sistema solar, con epicentro en la tierra. Los mayas pudieron preverlo porque eran profundos observadores y estudiosos de todo lo que ocurría en los cielos.
  
    
Danzando con el Sol
¿Pero en que consistían esos cambios y qué influencia podrían tener los astros? Bueno, en cuánto a influencia, digamos que mucha. Vivimos en medio de un monumental campo magnético cósmico que permite que todo el sistema solar funcione y que nosotros naveguemos parados encima de la nave Tierra. A medida que se producen modificaciones en las posiciones astrales, las energías de los planetas y del propio Sol tienden a movilizarse de diversas maneras y magnitudes, influenciándose mutuamente.

Lo que se anunciaba -y parece estar aconteciendo gradualmente- es que la energía que se recibe desde el centro de la galaxia aumentará la energía de la estrella Alción y acelerará la vibración en el Sol y en los astros de su sistema. Eso explicaría los cada vez más frecuentes tsunamis solares, que arrojan colosales cantidades de plasma incandescente hacia nuestro planeta modificando su estado vibratorio.

Los cambios físicos en el Sol y en la Tierra generan cambios en los seres humanos y demás seres vivientes. Con nuestro cuerpo cubierto por un campo magnético similar al que cubre el planeta, nosotros interactuamos con esos movimientos y esos sacudones nos modifican, en lo físico, lo químico, lo psicológico y lo espiritual. Danzamos al ritmo del Sol.

Luego, tantas mudanzas tienen una derivación lógica: se altera nuestra forma de pensar y sentir. A partir de ahí se transforman las relaciones y los modos de comunicación. En esa línea, los mayas aseguraban que entraría en colapso todo nuestro sistema de creencias y valores. Y la crisis pondría en jaque a los sistemas económicos, sociales, de orden y justicia. ¿No es acaso lo que está sucediendo aceleredamente, más o menos, en todas partes?
  

Entre el cielo y el infierno
La civilización que ha construído el hombre llega a su fin, simplemente porque llega a su fin un ciclo astral. El sistema solar por completo inicia un nuevo giro galáctico, que traerá otra energía, otra vibración más elevada. No obstante el ser humano podría haber llegado mejor, más preparado para ese gran salto, si hubiese desarrollado una civilización más justa, más amorosa, más pacífica y más bella. El paso al nuevo estadio hubiese sido más armónico.

Claro, también podría haber acabado en el Apocalipsis total. Y parece que no habrá ni una cosa ni otra. Ni apocalipsis ni armonía. Sin embargo, en la época del cambio de los tiempos todo será turbulento y todas las opciones estarán disponibles, prácticamente sin censura de ninguna clase, y los valores morales serán más laxos que nunca, para que cada cual se manifieste libremente como es.
 

Esto implica que el cielo y el infierno se estarán manifestando al mismo tiempo, y que cada ser humano vivirá en el uno o el otro, dependiendo de su propio comportamiento. En "el cielo", con la sabiduría para trascender voluntariamente a todo lo que de bueno o nefasto suceda. En "el infierno", con la ignorancia para aprender con sufrimiento.

Cielo e infierno. Dos fuerzas inseparables. Una que comprende que en el universo todo evoluciona hacia la perfección, que todo cambia. Y que el goce mayor es vivir esa experiencia de corazón y mente abiertos, entregados a la aventura cósmica. Otra envuelta en un plano material que solo alimenta el egoísmo, la obsesión por tener y aferrarse a la materia, desdeñando la enseñanza de un gran filósofo alemán: todo lo sólido se desvanece en el aire.

Durante este período de la segunda profecía, ciertos dioses y ángeles que nos guiaban se han retirado, nos han soltado la mano. Resulta que estamos llegando a nuestra mayoría de edad. Es hora de hacernos cargo de nosotros mismos. Eso significa que deberemos ampliar nuestra conciencia y trabajar más para conocernos mejor. Pero también significa mayor libertad. Ya no tenemos protección ni guía, pero hemos ganado autonomía para comprender la vida y decidir qué hacer en ella. Ya no tenemos que seguir a dudosos líderes ni falsos profetas, basta con atender lo que nos dicta el corazón, nuestro Dios interno. Es el libre albedrío funcionando a full.

Ese es el signo principal que viene marcando esta recta final hacia el 2012: la disyuntiva y la libre elección. Cada cual decidirá a cada momento qué hacer, cómo hacerlo, qué camino tomar. Los mayas sostenían que a partir del eclipse ciertos hombres perderían fácilmente el control de sus emociones y otros afianzarían su paz interior y su tolerancia evitando los conflictos.
     

Luces y sombras
Sacerdotes católicos violando sexualmente a niños indefensos; pastores evangélicos incitando a perseguir musulmanes; clérigos musulmanes pidiendo asesinar a quienes profanen el Corán; hijos que decapitan a sus madres; madres que entierran a sus bebés en la basura; padres sometiendo y preñando a sus hijas; púberes sicarios asesinando y muriendo por un puñado de dólares; hombres-bomba despedazando a inocentes; militares torturando prisioneros de guerra; abominables crímenes pasionales; prostitución infantil... No perdamos el asombro ante las acciones más viles, ignominiosas, abyectas. Repugnemos todo eso. Pero sepamos entender qué está pasando. Antes del amanecer es cuando la noche se hace más oscura. El fin de los tiempos ha llegado para desnudar a todos, para transparentar la realidad, para terminar con la ilusión.
 

La humanidad se concentrará en su lado negativo y podrá ver claramente qué cosa es la que está haciendo errado. Éste es el primer paso para cambiar la actitud y conseguir la unidad que permite la aparición de la conciencia colectiva.

Se incrementarán los sucesos que nos separan. La agresión, el odio, las familias en disolución, los enfrentamientos por ideologías, religión, modelos de moralidad o nacionalismo. Pero simultáneamente más personas encontrarán paz, aprenderán a controlar sus emociones, habrá más respeto, serán más tolerantes y comprensivas. Darán lugar a circunstancias de solidaridad y de respeto con los demás, de unidad con el planeta y el cosmos.

Surgirán hombres con un altísimo nivel de energía interna, personas con sensibilidad y poderes intuitivos para la sanación. Aunque también aparecerán farsantes que solo pretenderán tener ganancias económicas a expensas de la desesperación ajena.
 
 
Construir otra realidad
Y al final del ciclo cada hombre será su propio juez. Cuando el hombre entre al salón de los espejos para examinar todo lo que hizo en la vida, será clasificado por las cualidades que haya desarrollado durante su existencia, su manera de actuar día tras día, su comportamiento con los demás y su respeto por el planeta.

Todos se ubicarán acordes a lo que en verdad sean. Los que conserven la armonía comprenderán que lo que sucede es un proceso de evolución en el universo. En cambio habrá otros que por ambición, miedo y frustración culparán a los demás o a Dios por lo que acontecerá.

La segunda profecía afirma que si la mayoría de los seres humanos cambia su comportamiento y se sincroniza con el planeta, se neutralizarán los cambios drásticos que describen las siguientes profecías, quedaría conjurado todo apocalipsis. Hay que ser concientes de que el hombre siempre decide su propio destino, especialmente en esta época, con máxima disposición de su libre albedrío. Las profecías son solo advertencias para que tomemos conciencia de la necesidad de cambiar de rumbo para evitar que se hagan realidad. ¿Seremos capaces de construir una realidad mejor?... El poeta sabe que clase de bicho somos y no obstante cree que sí. Y así lo argumenta:

Sólo se diferencia del reino animal
porque es el hombre el único capaz de odiar.
Pero mientras el hombre se asombre, llore o ría
será la fantasía que Dios creó.

  _____________________________________________________________________
Que achou você desse post? Clique abaixo, no link COMENTÁRIOS e deixe sua palavra...

|| MAIS INFORMAÇÃO

  

Ciclos de violência

quarta-feira, 6 de julho de 2011

"Os ciclos de violência que nossa humanidade repete à exaustão colocam em dúvida sua pretensa racionalidade, já que na prática a aproximam muito mais das bestas sanguinárias do que da racional capacidade de conter os instintos para conduzi-los a destinos mais nobres. A diferença entre o humano violento e as bestas é que essas não têm culpa, seguem seus instintos.

Já o humano será sempre culpado, seja por omissão ou comissão, ao reiterar os ciclos de violência, pois mesmo sentindo seu ser tomado pela sede de sangue terá sempre outra opção e será isso que o tornará humano. Com a mesma intensidade passional que se busca a violência poderia buscar-se a elevação espiritual; o processo seria exatamente o mesmo, mas o sentido seria diferente. No mundo humano tudo é decisão".
------------------------------------------------------------------------------
"Los ciclos de violencia que nuestra humanidad repite hasta el hartazgo colocan en duda su pretendida racionalidad, pues en la práctica la aproximan mucha más a las bestias sanguinarias que a la racional capcacidad de controlar los instintos para conducirlos a destinos más nobles. La diferencia entre el humano violento y las bestias es que estas no tienen culpa, ya que sólo siguen sus instintos.

Ya el humano será siempre culpable, sea por acción u omisión, al reiterar los ciclos de violencia, pues aun sintiendo su ser tomado por la sed de sangre tendrá siempre la otra opción y será eso lo que lo tornará humao. Con la misma intensidad pasional que se busca la violencia podría buscarse la elevación espiritual. El proceso seria exactamente el mismo, pero el sentido sería diferente. En el mundo humano todo es decisión".
-------------------------------------------------------------------------------

MAIS INFORMAÇÃO


    

Quién eres tú?

segunda-feira, 4 de julho de 2011


* Por Lenin Cardozo

¿Quién eres tú, para que te arrojes el derecho de ofender a la naturaleza, la ultrajes, saquees y humilles?  Para que mancilles la vida de todas las especies. Y para decidir sobre las que viven o las que mueren. ¿Quién te dio ese poder? ¿Acaso eres alguna divinidad o un dios que aún no lo sepamos? ¿Por que el resto de las especies tienen que aprender tu idioma, ajustarse a tus leyes, contratos, tribunales, leer tus avisos?

¿Eres realmente el dueño del aire que respiramos? ¿Es tu aire, que no te importa enrarecerlo, llenarlo de tóxicos, hacerlo mortal? ¿De dónde sacaste eso que el agua dulce es solo tuya? ¿Cuántas miles de especies más tendrán que morir de sed, porque no pueden cruzar tus cercas, acceder a tus embalses?. ¿Quién te dijo a ti, que los ríos, mares y océanos son para usarlos de basurero?

¿Los arboles del planeta son también de tu propiedad? Qué te da el derecho de deforestar las amazonas o los bosques boreales. ¿No puedes vivir sin leer periódicos o usar papel, para detener los 4.000 millones de árboles que esa industria consume cada año?

¿Quién te dio esa impunidad  de matar a millones de especies marinas, cuando haces pruebas nucleares en los océanos? ¿Le avisaste previamente a todos esos seres vivos que ibas a practicar tu supremacía?

¿Por que te molestan tanto los pumas, lobos, jaguares y cocodrilos? Por qué los acabas solo por el placer de la caza... ¿Te gusta tanto el marfil que eres capaz de matar a más de 70.000 elefantes al año por sus colmillos, por la sola banalidad de tener en tu casa unas piecitas de adorno? ¿Te enloquecen las suaves pieles de las nutrias, osos, castores, focas, leopardos, visones, martas, astracanes, armiños, zorros y chinchillas, que no te importa la vida de más de 15.000.000 de estos animales, que mueren también anualmente? ¿Realmente necesitabas tanto ese afrodisíaco para justificar exterminar a casi toda la población de rinocerontes y así extraer de su cuerno ese supuesto polvito que te daría vigor sexual?

¿Y que es lo que pasa con tu boca? ¿Será que se te hace agua al comerte los 20.000 delfines que al año pescas y torturas para luego prepararlos en sushi? ¿O una de tus mayores alegrías es untarte de cremas embellecedoras para tus arruguitas, hechas a base de las casi 2.000 ballenas que cazas en ese mismo período? ¿Cuántas vidas más necesitas consumir para tú poder vivir?

Eres lo que dicen tus acciones. Tu creída e imperial manera de vivir no se basta a sí misma, atormentando a los de tu propia especie. También necesitas, diezmar o acabar a las otras.

Valiente raza humana, que, sin ningún tipo de orgullo, yo también represento. q

*Lenin Cardozo es ingeniero, ambientalista y escritor venezolano. Y es director ejecutivo de ANCA24 (Agencia de Noticias Ambientales para las Américas).
_____________________________________________________________________
Que achou você desse post? Clique abaixo, no link COMENTÁRIOS e deixe sua palavra...