A meditação olhada pela ciência

terça-feira, 13 de agosto de 2013



A meditação pode trazer benefícios não apenas para a saúde psicológica dos praticantes, mas também pode afetar as pessoas em nível celular, segundo estudo da Universidade da Califórnia, nos Estados Unidos. Em testes com 60 pessoas, os pesquisadores observaram uma associação entre as mudanças psicológicas ocorridas durante a meditação e uma maior atividade de uma enzima importante para a saúde celular, chamada telomerase.

Meditar é uma prática milenar. Os homens sabios do Oriente como também os caciques, pajés e xamães dos povos originários das Américas sabiam muito bem dos benefícios da meditação. Meditar não é pensar, claro mas o contrário: é deixar a mente em branco. Quando a pessoa consegue relaxar e parar de pensar, um canal se abre no cérebro que permite a ligação com a corrente de energia positiva de amor que chega até o meditador desde o seu eu superior. Essa corrente de energia inteligente traz informação renovada respeito a tudo o acontecer do universo e benéficas como rejuvenescentes ondas amorosas.

Tudo isso que era contido na sabedoria espiritual parece revelar-se para a ciência. Os especialistas da Universidade de Califórnia afirmaram que a enzima telomerase age sobre os telômeros - sequências de DNA no final dos cromossomos, que encurtam a cada vez que uma célula se divide. Quando essas estruturas se reduzem demais, a célula não se divide adequadamente e morre - processo associado ao envelhecimento humano. E o papel da telomerase é justamente reduzir esse processo, ajudando a reconstruir e a aumentar os telômeros.

Os resultados indicaram que aqueles que participaram de um retiro de três meses - quando meditavam 6h por dia - apresentaram maiores benefícios em vários aspectos psicológicos, além de maiores níveis de telomerase. De acordo com os autores, a meditação foi associada à redução do estresse e do neuroticismo - o que estaria ligado à maior longevidade das células de defesa do organismo.

Mais bem-estar
“A mensagem desse trabalho não é que a meditação aumenta diretamente a atividade da telomerase e, então, a saúde e a longevidade das pessoas”, escreveu o pesquisador Clifford Saron. “O que acontece é que a meditação pode melhorar o bem estar e, por sua vez, essas mudanças estão relacionadas à atividade da telomerase em células imunológicas, que tem o potencial de promover a longevidade dessas células. As atividades que aumentam o senso de bem estar de uma pessoa podem ter um profundo efeito sobre a maioria dos aspectos fundamentais de sua fisiologia”, explicou o especialista.

A percepção dos benefícios concretos y diretos na vida como nas atividades das pessoas gerou un projeto inusitado que está sendo implantado nas escolas da rede estadual do Rio de Janeiro. Os alunos estão aprendendo a técnica da meditação transcendental, que promete melhorar o rendimento acadêmico e até contribuir para a paz mundial. O projeto tem participação da Fundação David Lynch, que ensina meditação em todo o mundo.
_____________________________________________________________________
Que achou você desse post? Clique abaixo, no link COMENTÁRIOS e deixe sua palavra...

MAIS INFORMAÇÃO

     

Paciência

sexta-feira, 9 de agosto de 2013



"Ejercitar la paciencia es difícil para el espíritu
pero es lo único que vale la pena aprender.
Todo lo que es naturaleza, desarrollo,
paz, prosperidad y belleza en el mundo
descansa en la paciencia, requiere
tiempo, silencio, confianza,
fe en procesos a largo plazo 
que duran mucho más que la vida de un hombre.
Paciencia, digo, y podría decir también
fe en Dios, sabiduría, inocencia, sencillez".

_____________________________________________________________________
Que achou você desse post? Clique abaixo, no link COMENTÁRIOS e deixe sua palavra...
        
   

Permacultura es el mundo viable

quarta-feira, 7 de agosto de 2013



* Por Alú Rochya

Una palabra sencilla y hasta ambigua como permacultura puede guardar en su significado profundo respuestas vitales a los interrogantes que plantea el anunciado e inminente fin del mundo.

La civilización materialista/consumista tiene sus días contados. Más allá de voluntarismos ideológicos que proclaman deseos de cambios con las mismas fórmulas obsoletas del pasado y de la irresponsabilidad religiosa que presagia livianamente definitivos apocalipsis, lo cierto es que el mundo actual llegará a su fin porque en su propia lógica encontrará su último límite. En breve, el saqueo del planeta que el hombre ensayó en los dos últimos siglos habrá acabado con todo lo posible de ser arrasado. A partir de ahí, al totalitarismo materialista sólo le restará consumirse a sí mismo.

El asunto es saber con qué y cómo se reemplazará el actual proyecto antropocéntrico/economicista y qué perfil asumirá la nueva era que se avecina. Ahí es que aparece la permacultura. Casi como una contracara de las lógicas devastadoras de la actual civilización que ignoró la finitud de los recursos planetarios y exilió al hombre del resto de las expresiones de la naturaleza. La permacultura es un sistema holístico que parte de la aceptación del todo como un todo y de la comprensión de ese todo como un único y diverso universo íntimamente ligado e interdependiente.

La ciencia de lo obvio
La permacultura podría entenderse en su esencia como un método de planificación que procura colocar la inteligencia humana al servicio de un orden terrenal que evolucione en armonía con el orden cósmico. El agua, la vegetación, el hombre, los demás animales, la tierra, el calor, los vientos, etc, dados de la mano y caminando juntos al compás de los ciclos de la naturaleza.

El día y la noche; el calor y el frío; verano-otoño-invierno-primavera; nacimiento, desarrollo y muerte son algunos de esos ciclos y movimientos organizados por la naturaleza que el hombre jamás consiguió controlar y mucho menos dominar. Lo obvio, entonces, sería que el hombre organizara su propio andar por este mundo, acompañando esos movimientos y observando ese acontecer en sí mismo, en su propio cuerpo, en su propia vida, en lugar de oponerse –inútilmente- a tan poderosas energías para intentar someterlas y disponer sobre ellas. Es por eso que algunos gustan de llamar a la permacultura como la ciencia de lo obvio.

La idea inicial germinó en la cabeza de los ecologistas australianos Bill Mollison y David Holmgren ya en la década de 1970. Primero fue permanent agriculture y después, expandiéndose más allá de lo agrícola, se autodefinió como permanente culture. Cuando la búsqueda de la sustentabilidad ecológica se extendió para la procura de la sustentabilidad de los asentamientos humanos, el término inicial encontró su síntesis: permaculture.

Permacultura sería hoy algo así como un método holístico para planear, actualizar y mantener sistemas de escala humana ambientalmente sustentables, socialmente justos y financieramente viables.

Digamos que se trata de una cultura permanente del ambiente. Establecer en nuestra rutina diaria, hábitos y costumbres de vida simple y ecológicos. Un estilo de cultura y de vida en integración directa y equilibrada con el medio ambiente, involucrándose cotidianamente en actividades de auto-producción de los aspectos básicos de nuestras vidas como abrigo, alimento, transporte, salud, bienestar, educación y energías sustentables, tomando sólo lo necesario y repartiendo los excedentes.

Una revolución permanente
Ética y estética son palabras claves en la comprensión y aplicación de la permacultura. Un principio básico podemos encontrarlo en dos sencillas definiciones del propio Mollison. Una subraya que la única decisión verdaderamente ética es la de cada uno tomar para sí la responsabilidad de su propia existencia y la de sus hijos. La otra convoca a la belleza, cuando define la utopía de la permacultura como una tentativa de crear un Jardín del Edén.



Para tornar el concepto más claro, puede agregarse que la permacultura ofrece las herramientas para la planificación, implantación y mantenimiento de ecosistemas cultivados –en el campo o en la ciudad-, de modo a que tengan la diversidad, estabilidad y resistencia de los ecosistemas naturales. Alimento saludable, habitación, energía deben ser provistos de forma sustentable para crear culturas permanentes.

Practicada ya en los cinco continentes y más de cien países, y aplicable tanto en grandes extensiones campestres como en diversos espacios urbanos (villas, aldeas, comunidades, jardines y hasta en humildes balconcitos), la permacultura puede convertirse en una silenciosa, fraterna y eficaz revolución que mude radicalmente la dirección nefasta que el hombre le ha dado a este mundo y abra las puertas a un modo de vida donde las necesidades materiales mínimas se resuelvan con mínimos costos, permitiéndonos, de tal modo, aplicar las mayores riquezas al cultivo permanente del alma.
_____________________________________________________________________
Que achou você desse post? Clique abaixo, no link COMENTÁRIOS e deixe sua palavra...

|| MAIS INFORMAÇÃO

Otro trabajo es posible

quinta-feira, 1 de agosto de 2013



En la película Tiempos Modernos la genialidad de Chaplin ya nos avisaba sobre el desatino del denominado progreso. En este post, Koldo Aldai nos brinda con un texto que echa una mirada desafiante sobre los resultados finales de ese proceso. Te acerco aquí dos datos introductorios, que sirven de pie al ensayo:
1) Las ventas de automóviles en Brasil durante 2010 resultaron en un record histórico al alcanzar la estúpida suma de 3.330.000 unidades. Las ciudades prácticamente van quedando virtualmente sin espacio en su calles para tanto auto. 30 años atrás la ciudad de São Paulo disponía de 14.000 km de vías pavimentadas para soportar 970.000 vehículos. Hoy la relación es: 16.000 km para más de 7 millones de autos. Y cada año se pierden 2 mil millones de dólares por congestionamientos de tránsito, que suelen alcanzar picos de 280 kilómetros!!!

2) Este dato es más breve pero no menos delirante. En Argentina hay 41 millones de habitantes y más de 54 millones de teléfonos celulares (!???). Muchas personas tienen 2 y hasta 3 móviles activos en su casa. Y no obstante las precarias condiciones económicas de una gran parte de la población, la cantidad de celulares en Argentina continua aumentando sin pausa, incluso entre los sectores más pobres.
---------------------------------------------------------               ---------------------------------------------------

* Por Koldo Aldai

No contemplan otro futuro que el volver al pasado. No contemplan otro horizonte que seguir apretando los mismos botones, soldando las mismas piezas, activando los mismos robots, realizando una y mil veces los mismos y mecanizados movimientos. Por eso protestan y elevan el olor a neumático quemado a la vera de las grandes factorías de automóviles.

Humo negro y barricadas en los polígonos industriales donde empiezan a escasear pedidos y donde los obreros son alejados de sus puestos de trabajo. Para apagar ese olor nauseabundo de goma quemada, para que los obreros vuelvan a sus cadenas de montaje, los gobiernos desembolsan enormes subvenciones a las grandes empresas automovilísticas.

No importa el peligro de metamorfosis hacia el robot, no importa la sobreproducción de máquinas que llenan el ambiente de CO2. Hay que volver a toda costa a las mismas cadenas de montaje!... Los gobiernos no lo dudan: hay que invertir el dinero que sea necesario para que esas cadenas no se detengan por nada, para que cada cuatro o cinco años todos cambiemos de vehículo, para seguir llenando de automóviles todos los asfaltos. El objetivo es producir no importa cómo, ni a costa de qué.

Los sindicatos azuzan también la piromanía en favor de la producción masiva de sea lo que sea. El puesto de trabajo es el valor incuestionable. Nadie puede poner en peligro el tejido industrial, el trabajo del obrero. Indudablemente hay muchas familias en apuros, indudablemente hace falta ayudas para evitar situaciones personales límite, pero habrá que pensar en apoyar, no sólo las empresa del ayer, si no a las pioneras del mañana, a los/as emprendedores que vislumbran nuevos y más limpios horizontes.
  

La alienación del trabajo
El otro mundo posible no es sólo consigna y proclama que, al calor del grupo, podemos proferir en las anchas avenidas de nuestras ciudades, sino principalmente actitudes consecuentes y responsables, incluso sacrificadas, en el ámbito personal desde que suena el despertador a primera hora de la mañana. La tierra se hunde como queramos sumar el falso y tan manido “confort” de sus 7.000 millones de habitantes.


Hablamos mucho de cambiar el mundo, pero poco de cambiar las más peligrosas inercias de trabajo y modo de vida alienantes. Poco se discute la producción indiscriminada, la industria generadora de los más absurdos objetos. Poco se habla de cuestionar la fabricación de más y más vehículos, de limitar la invasión del coche en tantos espacios de convivencia y recreo en nuestras ciudades y pueblos.

Poco se habla, no ya de subvencionar, sino por lo menos de facilitar el osado empeño de quienes en la ciudad, pero sobre todo en el campo, están formando ecoaldeas, núcleos en buena medida autosuficientes, comunidades de vida alternativas. Sólo quienes han dado ese decisivo paso, saben de las mil y un trabas legales que encuentran en todos los órdenes (construcción, producción, distribución…), al haberse salido de las pautas del sistema imperante.

El puesto de trabajo en la gran factoría de turno no es un valor absoluto. Hay un círculo vicioso de fomento del consumo para que aumente la producción, para sostener el “nivel de vida” y mantener los puesto de trabajo, que es preciso ya poner en tela de juicio. Además, aseguradas las necesidades básicas, nuestro nivel de vida es lo que somos y nuestra manera de relacionarnos, para nada lo que poseemos.


Producir para la vida
¿No será ya el momento de animar la creación de empresas de servicios más acordes con un nuevo paradigma, de alentar el trabajo creativo y emprendedor, la factura de bienes ecológicos en vez de intentar mantener a toda costa a flote un sistema productivo de tanto objeto superfluo, de tanto lujo innecesario? ¿No será el momento de incentivar seriamente alternativas de trabajo y de vida?

Seguramente sobran tantas subvenciones para la producción de objetos de consumo desbocado. Seguramente habrá que frenar la producción de coches, habrá que guardar ayudas para los/las que se resistan a engrosar las cadenas de montaje, para los/las que se atrevan a soñar con otro tipo de trabajo más creativo y menos alienante.

Seguramente es el momento de promover decididamente la bioconstrucción, la agricultura ecológica, la artesanía, el transporte no contaminante… Seguramente es el momento de la escuela, la salud, la ciudad, la comunidad, la vida, la civilización alternativas.



¡Pobre felicidad aquella levantada con cosas, aquella que se inaugura con tarjeta visa! ¡Pobre felicidad si urge al consumidor a asir en sus manos el volante de una potente 4×4!  No nos hechizan los anuncios de formidables coches, no sucumbiremos a la fiebre del consumo alienante. Cuestionamos una civilización que basa su felicidad en la acumulación de objetos.

Sugerimos menos millonarias subvenciones para seguir produciendo brillantes carrocerías y más apoyo a quienes reinventan sus vidas, a quienes reconstruyen sus viviendas, su futuro más allá del asfalto, a quienes establecen comunidades, a quienes rehabilitan pueblos abandonados… Sugerimos menos subvención al motor y a las cuatro ruedas y más aliento a quienes ponen motor y ruedas a sus sueños.

Animamos a la administración a apoyar a quienes exploran otras forma de ser, estar y trabajar, a quienes están ya haciendo realidad con sus propios testimonios el otro mundo posible. Invitamos a unos partidos y sindicatos denominados de progreso a cuestionar una civilización materialista a la deriva, el modelo económico no sólo neoliberal, sino también de desarrollismo febril injustificado. ¿Hasta dónde apartó el gobierno a aquella valiente ministra que defendió la tierra, aún a costa de popularidad y votos?


El auténtico revolucionario
Seguramente no debían de salir tantos coches a rodar. Esta civilización, esta industria y sus cadenas que fabrican automóviles por demás y no importa cuantas montañas de objetos inservibles, no tiene mucho futuro. Seguramente, con la tan mentada crisis, llega también el momento de plantearnos un cambio de paradigma  en lo personal y en lo colectivo. Las verdaderas revoluciones no meten ruido. Lo revolucionario no son las alborotadoras barricadas de los trabajadores de la Nissan o la Ford.

El auténtico revolucionario es el hombre o la mujer que se arriesga a dar el paso, a salir de la nómina segura, a reorientar su vida. Si es necesario, se aprieta el cuello, recorta cervezas y gasto. Prescinde de cosas, pero comienza a hacer verdaderamente suyos sus movimientos, sus ideas, sus proyectos, su vida… Comienza en serio a buscarse y descubrirse por dentro. Fortalecida la fe en sí mismo/a, crea o da con un trabajo que satisface su vocación, su alma.


Lo revolucionario no es quien se enfrenta a la policía por la perdida de su mensualidad asegurada, sino quien se enfrenta a un destino de trabajo mecanizado y ocio desnorteado y decide reorientar sus días en un sentido positivo, liberador y emancipante.

Lo revolucionario no es la defensa del puesto de trabajo, sino el compromiso con el puesto de servicio que todos deberemos hallar en nuestra sociedad. Lo revolucionario no es pedir y reivindicar fuera, sino empoderarnos por dentro.

¿Cuándo, si no es ahora, reinventaremos el mundo, reinventaremos el futuro? Sólo desempleados de las fábricas de ayer, podemos adivinar nuestros puestos más creativos, más plenos, más constructivos en los tajos del mañana. q

* Koldo Aldai escribe y publica en diferentes periódicos y publicaciones, allí donde le conceden espacio para sus reportajes, entrevistas, para su prosa poética o misivas de análisis siempre esperanzado. Desde hace dos décadas está comprometido en el fomento de espacios de unión físicos y virtuales en favor del otro mundo posible. Trabaja en Fundación Ananta (www.fundacionananta.org) que promueve principios espirituales en el mundo de la empresa.
_____________________________________________________________________
Que achou você desse post? Clique abaixo, no link COMENTÁRIOS e deixe sua palavra...