Toca a tu corazón y llama por tí

domingo, 16 de março de 2014


Alrededor del año 1990 hubo una eclosión de la búsqueda espiritual por parte del Hombre moderno. Fue como si el espíritu humano comenzase a sentir, de una forma casi insoportable, la masacre producida por una falta de sentido en todo lo que lo rodeaba y pasase a proclamar el derecho irrestricto a la individualidad y a la creatividad del alma. El Ser Humano comenzó a mirar de una forma más efectiva para el poder de su propia identidad, de su alma y de su propio Dios interior.

Hoy caminanos para una maduración espiritual, formada –casi sin percibirlo- por una nueva mitología que es caraterística de la nueva era que se aproxima. No importa si tú te identificas con rituales católicos, protestantes, evangélicos, islamitas, judaicos, budistas, o lo que fuere. Lo que importa es que la nueva mitología está basada em un nuevo paradigma que incluye autoconocimiento y  respeto a la humanidad.

Habrás observado que diariamente asistimos a destrucciones y quebrantos, reflejo de la ambición e inconsciencia de todavía la mayoría de los habitantes de nuestro lindo Planeta. No obstante, esos antiguos paradigmas comienzan a agonizar y el alma humana protesta contra los espacios limitados que vivió hasta aquí. Tenemos derechos inherentes, necesidades de contacto, amor y autodominio, y esos sentimientos deben ser respetados y mantenidos porque son sagrados.

¿Qué está sucediendo? Tal vez ya lo hayas notado. Estamos pasando por una renovación espiritual, individual, colectiva y planetaria. Por una reconsideración de conceptos antiguos sobre Dios y sobre el Hombre, donde el autoritarismo de la tradición patriarcal comienza a perder eco en nuestros corazones.

Caminamos para un estadio de evolución más rico, basado en la experiencia de cada uno. Antiguas fórmulas y reglas han perdido el sentido porque sabemos que algo se terminó para siempre. No tenemos del todo claro todavía que es lo que exactamente debemos hacer, pero algo de nosotros nos dice que sólo estaremos a salvo si nos tomamos de la mano entre todos.

Expandiendo tu conciencia
Una nueva era se aproxima. Una era de nuevos significados, nuevos valores, una nueva y más elevada vibración. Nuestra alma clama por la no violencia; por la paz en el mundo; por la preservación de la naturaleza y la belleza del planeta; por el amor y la igualdad entre los hombres. Nuestra alma le dice no al racismo, no a la discriminación, no a las drogas, , no al hambre, no a la ignorancia, no al autoritarismo, no a la ganancia, no a la destrucción.
     

Nuestra conciencia comienza a expandirse y vamos percibiendo que todos somos parte de algo mayor y que cada uno se encuentra en un cierto escalón evolutivo, transitando el camino de la perfección del alma.

A diario tomamos en nuestras manos nuestras vidas, nuestros problemas y, a través de nuestras elecciones –sean acertadas o erradas-, caminamos procurando la evolución espiritual. 

El antiguo oráculo nos entregó el mensaje: conócete a ti mismo. Esa es la gran tarea del hombre espiritualizado, el nuevo hombre. Será una verdadera confrontación entre nuestra tenebrosa sombra y el entusiasmo por la posibilidad de crecer y cambiar que el autoconocimiento trae consigo.

Cada uno a su modo está pasando por experiencias que nos llevan al florecimiento de algo adormecido en nuestros corazones. Pero que está ahí, pujando para que nuestra conciencia cambie de foco, para que nuestros valores se renueven. De una u otra forma estamos siendo obligados a dejar el pasado para atrás y caminar en dirección a un futuro todavía incierto.

Vamos culminando una era de luchas y sufrimientos, en la que padecimos la crucifixión a la que nos condenó la idolatría de la materia. Vamos andando, atravesando infiernos individuales, en dirección a una vida más noble, guiada por el corazón y no por el bolsillo. Más conciente y con mayor capacidad de cooperación. Transformándonos en mujeres y hombres mejores, más ligados a nuestras almas y, en consecuencia, más amorosos y fraternales.

En ese andar, lo primero es bucear en el fondo de nuestro corazón y encontrar la llave del tesoro escondido: nuestra verdadera y total identidad. Sabiendo quién somos podremos saber que dar a los otros y que necesitamos recibir de ellos. Encontrarnos con nosotros mismos puede llegar a ser la mayor felicidad de nuestras vidas. Por favor, inténtalo. q

(Versión en español de un texto original en portugués de Eunice Ferrari).
_____________________________________________________________________
Que achou você desse post? Clique abaixo, no link COMENTÁRIOS e deixe sua palavra...

|| MAIS INFORMAÇÃO  

0 COMENTÁRIOS :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...