Año maya 2018-2019: amar, fluir, crear

sábado, 28 de julho de 2018



* Por Ingrid de Manuel Guasch


El 26 de julio último iniciamos un nuevo año maya, según el Calendario de 13 lunas sincronizadas, con un propósito anual que inspiran un trabajo personal y comunitario. Un nuevo año codificado por la energía de la Luna 13 Cósmica Roja, símbolo de la sensibilidad creativa que hay que despertar para purificar y superar los estados emocionales que interfieren en nuestra evolución consciente.

Conectar con un año Luna es conectar con la energía agua presente en la naturaleza y en nosotros mismos para ser conscientes de como el movimiento natural gesta formas, limpia cauces, destruye barreras, se adapta al terreno y fluye siempre hacia su propósito natural. Reconocernos en todos esos aspectos y potenciar la fuerza del agua en nosotros, es el primer paso que debemos dar a lo largo de este ciclo para empezar a sentir, qué es lo que  fluye y qué no fluye en nuestras vidas.

El Fluir
Cuando las cosas fluyen es que no hay impedimentos, o si los hay somos capaces de disolverlos y superarlos rápidamente. El problema viene cuando nos sentimos encallados.

Es importante observar cuáles son las áreas de nuestra vida que no fluyen y averiguar qué pasa. Las barreras pueden tomar infinitas formas, lo bueno es que también hay infinitas maneras de solucionarlas, por eso nunca debemos someternos al impedimento, ya que averiguando qué pasa podemos buscar la manera de superarlo.

Por ejemplo, podemos detectar si son barreras mentales o emocionales. Aun cuando unas son consecuencia de las otras, conocer dónde nos bloqueamos primero nos permite entender mejor hacia dónde tendemos. Cuando el bloqueo es mental es que usamos demasiado la cabeza, es decir no permitimos el sentimiento por necesidad de controlar. Esto nos agota ya que usamos toda nuestra energía en ello, en vez de confiar en la vida; la mente es una gran herramienta si no la usamos como filtro para todo abusando de ella.

Cuando el bloqueo es emocional significa falta de aceptación, es decir no aceptamos lo que vivimos y por tanto negamos una y otra vez lo que vivimos. Si te ha dolido, si te pone triste, si te enfada, si no te gusta etc… es algo que debes aprender a gestionar, comprendiendo qué parte de responsabilidad es tuya y cuál no, sin defender tu posición como la verdad absoluta.

Así para fluir hay que aceptar y confiar, permitir que las cosas lleguen y se vayan sin que eso suponga un trauma o una crisis, sintiendo que la vida son etapas donde aprendemos a ser mejores personas.

La Creatividad
El poder creativo existe en todos nosotros. Hacer buen o mal uso de ello es lo que debemos entender este año. Todo la energía que movemos la creamos, seamos conscientes o no. Lo más difícil de este aspecto es entender que lo que vivimos lo hemos gestado nosotros. Esto no es fácil porque muchas veces las cosas no ocurren de manera inmediata, por eso el trabajo este año es saber como has ido creando todo lo que conforma tu vida.

El proceso de creación primero se gesta a través de una idea o pensamiento, es eso que te gustaría ser que no eres, esto incluye un trabajo, una relación, un tipo de vida o el cumplimiento de cualquier propósito personal. Cuesta comprenderlo porque nosotros lo asociamos con cosas físicas y el proceso de creación en verdad es energético y está relacionado directamente con lo que eres o no eres.

Primero eres zapatero y después, como consecuencia, haces zapatos y por tanto tienes zapatos. Este ejemplo es sólo una manera fácil de mostrar que si primero no te sientes eso o aquello, como consecuencia no lo obtendrás, ya que para tener el trabajo que quieres o el tipo de relación o vida que sueñas primero debes emanar energéticamente esa vibración siendo eso mismo.

Así este año nos fijaremos en la vida que tenemos para poder averiguar como lo hemos creado, para poder abolir todas aquellas excusas y quejas que profesamos en aquellas áreas en las que no obtenemos lo que queremos. Si nos hacemos cargo de la situación/tema con responsabilidad, podremos iniciar o re-enfocar nuestros movimientos energéticos, gestando interiormente lo que queremos ser para que, como consecuencia, la vida nos traiga su manifestación.

La Limpieza Emocional/Mental
Somos mente y emoción. Si eso forma parte de nuestra naturaleza, debemos entender que las dos son importantes. Su propósito y finalidad pueden parecernos diferentes, pero en realidad son dos fuerzas complementarias y necesarias para nuestra evolución.

La Luna es agua que limpia y regenera, fluye para cumplir con su propósito o destino creando su propio camino. Cuando llueve el ambiente se limpia, cuando lloramos nuestra mente y corazón se limpian, cuando bebemos nuestro interior se limpia, cuando nos duchamos es nuestro exterior lo que limpiamos. Todo ello con el elemento agua como factor principal.

Este año nos traerá todo aquello que debemos purificar o limpiar, para que seamos conscientes de la importancia de usar correctamente nuestro poder emocional. Por lo que cuidar el agua, en todos sus aspectos, formas y extensión es uno de los trabajos personales con el que deberemos sincronizarnos.

Este curso será favorable para aprende a gestionar las emociones y a calmar la mente, buscar las herramientas, técnicas, hábitos y actitudes que más ayuden y usarlas cada día para ser consciente de las tendencias personales. La mente clara y el corazón sereno permiten ver el camino, encontrar las soluciones, superar las etapas y fluir con la vida. Cuanto menos compliquemos las cosas, cuanto más consigamos minimizar lo que nos pre-ocupa, cuanto menos personal hagamos lo que nos duele y cuanto más amor sintamos por nosostros mismos, más natural y sincronizad@s vamos a sentirnos.

Mente, emoción, creatividad, gestación, fluidez, purificación y limpieza son las vibraciones fundamentales de este ciclo, todas ellas actúan en los diferentes ámbitos del ser humano, ofreciéndonos el espectro total de quienes somos. Por lo que es momento, no sólo de sentirnos agua sino también de aprender a usarla y gestionarla para que nos ayude a reconducir nuestra vida hacia su propósito principal.

Movimiento del Año, el Tono 13 Cósmico
Iniciamos un ciclo Cósmico y así, de entrada, ya podemos hablar de cierre y conclusión ya que el número 13 (Luna 13 Cósmica Roja) ocupa la última posición de la Onda Encantada o ciclo de 13. Así ya podemos intuir que en todos aquellos aspectos que aún mantengamos abiertos y no deberían estarlo, alargándolos por miedo, necesidad o enganche emocional, la energía insistirá en que demos el paso de conclusión para nuestro bien.

Además, seguramente habrá cosas que acabarán aunque no las tengamos prevista. El trabajo, una relación, una actividad, amistades, etc. Naturalmente la vida nos conducirá a esos finales para que renovemos y/o iniciemos una nueva etapa.

De esta manera vemos que un año de finales, es un año de comienzos, porque las cosas que terminan dejan espacio para que otras se gesten. Así lo vemos en el modelo perfecto de la naturaleza y sus ciclos, el movimiento contínuo y armónico en el que somos capaces de desarrollarnos y evolucionar.

Para cerrar temas o permitir finales debemos liberarnos de cualquier apego o enganche que tengamos, por lo que si te cuesta superarlo es que aún hay algo ahí que te retiene. Es importante detectar que es lo que te condiciona, el dolor emocional que revives, los pensamientos recurrentes de rabia o enfado, la culpa de no haberlo hecho bien, la impotencia de sentir que es algo que te imponen, etc. Sea lo que sea hay que disolverlo, abandonarlo, soltarlo o liberarlo para poder superarlo y trascenderlo.

Todo pasa y lo que nos queda es el grado de amor con el que nos hemos tratado, así que fustigarnos es maltratarnos, y al final somos nosotros los que debemos sentirnos bien para seguir andando nuestra vida personal. Por lo que este año cuando cerremos etapas hagámoslo bien y que nada quede más que el amor que nos hemos dado a nosotros mismos permitiéndonos el mínimo daño posible.

La energía Tierra nos acompañará todo el año mostrándonos el camino hacia el Ser Natural. Cuanto más natural seamos, será más fácil y más feliz. Así, el regalo para este año es conectar con la naturaleza y sincronizarnos con el movimiento ordenado de la vida.

Para conectar con esta fuente inmensa y básica de energía, debemos dejar de lado todo lo artificioso de nuestro ser. Tu personalidad es tu creación, tu decides que/quien quieres ser, la forma que vas a adoptar, la estructura con la que te vas a mover, los pensamientos que vas a alimentar, las ideas que vas a desarrollar, las emociones que vas a sentir, etc. Sé consciente de como te creas a ti mismo a cada día.

13 lunas de 28 días para desarrollar nuestro Ser natural; nuestro modelo, la Naturaleza; nuestra fuente de información, las sincronías y nuestra fuerza, lo sano y sencillo de la vida.q

    Feliz ciclo.

    ________________________________________________________________________________________

    || mais informação

    0 COMENTÁRIOS :